La primera crisis interna de Donald Trump la ha provocado la dimisión de su asesor de Seguridad Nacional, Michael Flynn, un hombre cercano a Rusia Maxim Suchkov, experto

del Consejo de Asuntos Internacionales de Rusia, analiza para LaInformacion.com los cambios de la administración Trump respecto a Rusia y el posible hackeo de las elecciones americanas.

 

Rusia se ha convertido en un importante jugador en el tablero de las relaciones internacionales. Durante un tiempo Moscú se retiró de la escena global, pero ahora ha regresado con más fuerza, con ganas de consolidar su posición cerca de casa, de restaurar algo de su antiguo imperio y de compensar ciertos desaires de Occidente. Aunque, sin duda, lo más relevante es el supuesto o incipiente acercamiento entre EEUU y Rusia tras la llegada al poder de Donald Trump.

Obama y Putin, una relación imposible

Es difícil imaginar un período, desde el fin de la Guerra Fría, en el que las relaciones entre Rusia y Estados Unidos hubieran estado tan mal como con la administración Obama. La falta de entendimiento entre Obama y Putin, así como la crisis en Ucrania en 2014, tras la anexión rusa de Crimea fueron el inicio del deterioro político entre ambos países. Después, la posición antagónica de ambos respecto a la guerra de Siria, y la implicación militar de Rusia a favor del régimen de Damasco, ha acentuado el distanciamiento.

Trump quiere colaborar con Rusia y luchar unidos en Siria

Da la sensación de que la administración Trump está dispuesta a colaborar con Rusia en asuntos de seguridad internacional, luchar contra Estado Islámico o cooperar económicamente con el Kremlin. Este giro respecto a la anterior administración fue uno de los ejes de la campaña electoral. Rápidamente, la idea de que Donald Trump era prorruso dominó el debate preelectoral, un apoyo que fue acogido por la potente maquinaria propagandística rusa. Aprovechada por el republicano y por el Kremlin, esta aparente luna de miel de Rusia y EEUU parece que ha llegado a su fin.

La primera crisis interna de Donald Trump la ha provocado la dimisión de su asesor Seguridad Nacional, Michael Flynn, precisamente, un hombre cercano a Rusia. Maxim Suchkov, editor de la sección Rusia-Oriente Medio en al-Monitor y experto del Consejo de Asuntos Internacionales de Rusia que se encuentra en España con motivo de la presentación del número 13 de la revista Awraq, editada por Casa Árabe, analiza para LaInformacion.com los primeros pasos y cambios en la nueva administración de EEUU respecto a Rusia.

  •  (La Informacion.com) ¿La opinión pública rusa prefería que ganase Trump o Hillary?

(Maxim Suchkov) Está claro que Hillary era vista como la presidenta que los rusos no querían porque preveían que la relación entre Rusia y EEUU iba a ser incluso peor. Trump era el mejor de los demonios. Al mismo tiempo, a la opinión pública le gustaba su estilo porque se oponía a lo que tradicionalmente EEUU pensaba de Rusia; decía lo que quería, aunque fuera políticamente incorrecto. A la gente le gustaba y empezó a mostrar aprecio por él. Debo decir que en Rusia pensaban que Clinton ganaría las elecciones. Su elección fue una sorpresa para el Kremlin y para los rusos.

  • Se han creado muchas expectativas en torno a Rusia y EEUU, ¿cómo de verosímil es un acercamiento entre ambas potencias?

Existen puntos de vista contrarios entre los dos países irreconciliables. Además hay muchas frenos institucionales para Trump, en caso de que quisiera afianzar su relación con Putin. En Rusia solo hay un hombre que decide todo. En EEUU hay un sistema que controla al Presidente y aunque Trump intente un acercamiento se enfrenta al Congreso o a la influencia de los medios de comunicación…Pese a la llamada telefónica de Trump tras la investidura será muy difícil ver un encuentro como el de Yalta. Eso fue un momento concreto de la historia y ahora el mundo es más independiente y con distintos actores.

  • ¿Qué significa la dimisión de Flynnn? Él era el interlocutor de Trump de Rusia….

En Rusia se interpretó con resignación. Trump ha perdido la batalla con sus oponentes que buscaban una cabeza, y la han conseguido. Es también una señal para Trump porque si va muy lejos en su relación con Rusia puede ser una razón para su impeachment por lo que tendrá que ser más cauteloso.

  • …¿y las palabras del embajador de la ONU y Trump en las que amenazaba con mantener las sanciones a Rusia hasta que devuelva Crimea?

Trump tiene que demostrar a su audiencia doméstica que no es amigo de Rusia y volver a la retórica de enfrentamiento. Esta línea es la que vimos con el primer comunicado del embajador de EEUU en la ONU en el que decía que Rusia tenía que devolver Crimea. Unas palabras que acaba de repetir Trump, que ha dicho que espera que Rusia cambie su posición en Ucrania.

  • Tras la dimisión de Flynn, Rusia ha desplegado un misil de crucero que según EEUU supone una violación sobre el tratado de control de armas…¿cómo lo interpreta?

Puede interpretarse como un paso al frente de Rusia para demostrar su determinación.

  • ¿En qué áreas ve posible una cooperación entre Rusia y EEUU?

Siria es lo primero en lo que podrían colaborar. Lo segundo, es Corea del Norte.Y lo tercero, la economía, pero no puede desarrollarse hasta que no se levanten las sanciones.

Antes de la toma de posesión, en Rusia se pensaba que las levantarían pero Trump tiene en contra parte del Congreso y si presionan duro podrían convertir estas actas en leyes y las sanciones sería más duras.

  • ¿En que términos puede darse la colaboración entre Rusia y EEUU en Siria?

Esa es la cuestión…Sobre el papel parece fácil, pero es realmente complicado. Desde el punto de vista operacional, existe cierta desconfianza hacia Rusia en el sentido de compartir información militar o de inteligencia. Además, la renuncia de Flynnn dificulta cualquier tipo de colaboración, en este sentido. Por otro lado, es difícil que Trump esté dispuesto a perder su capital político por una solución en Siria. Antes de la toma de posesión de Trump, se dio cierta colaboración relacionada con el intercambio de información para acabar con ciertos objetivos de EI. No creo que vaya más.

  • ¿Ve posible que se levanten las sanciones contra Rusia…?

Casi seguro que no. El único motivo que puede influir en que se levanten es el hecho de que Trump se guíe por su lema, América Primero. Puede pensar que algunas de estas sanciones están repercutiendo negativamente en la economía. Por ejemplo, la semana pasada suavizó las sanciones de Obama contra el Servicio de Seguridad Ruso para poder vender teléfonos y tablets, ya que ellos son quienes dan las licencias. Puede ablandar las sanciones pero no levantarlas completamente.

  • Es inevitable hablar de la posible injerencia de Rusia en las elecciones de EEUU, ¿cree que Moscú facilitó la victoria de Trump?

Lo primero que diría es que en este asunto no se puede probar nada porque la Red puede controlarse desde cualquier lugar. Es cierto que Rusia, por supuesto, tenía un motivo por el que hacerlo y la capacidad para hacerlo ya que es una de las pocas naciones en el mundo que puede. Creo que los americanos partían de esa base, pero si buscamos pruebas que demuestren esta hipótesis, vemos que no existen.

La compañía que estaría detrás del hackeo sería Fancy Bears. El hombre detrás de la compañía es Felix Dzerzhinsky, que hace alusión al fundador de la KGB. Es un poco raro, porque si eres un hacker ruso no quieres que te identifiquen y en este caso, parece que quien está detrás si buscaba esa asociación y eso es sospechoso. Puede que lo hiciera un grupo americano, chino o una empresa…y lo que buscaba era que se señalara a los rusos.

  •  ¿Qué similitudes ve entre Donald Trump y Vladimir Putin?

Los dos dicen lo que piensan, sea bueno o malo. Los dos son partidarios del acercamiento mutuo por motivos económicos. Los dos son pragmático. Los dos cambian de opción, es decir una ideología marcada. Y los dos quieren hacer Rusia (Putín) y América (Trum) grande, otra vez. 

Lainformación